Parquímetros

Los chillanejos pagamos los parquímetros más caros de Chile y, probablemente, los más invasivos de las calles; aquí la codicia no respetó ni siquiera a la Catedral.  A la hora que usted pase ese sector está copado de automóviles por ambos lados y circulan los lavadores de auto y acomodadores que se disputan los espacios. Sólo para los funerales se respeta un pequeño espacio para que el finado reciba el último adiós. Los cuatro costados de la plaza fueron entregados a una compañía sobre cuyos dueños circulan variadas versiones en condiciones tales que el contrato constituye un verdadero asalto a los bolsillos chillanejos, además, a la estética del corazón de la ciudad. Creo que la ciudadanía tiene derecho a conocer los nombres de las autoridades que suscribieron esos contratos que se denuncian abusivos pero cuyos autores de los abusos permanecen en la sombra.  A lo menos que tenemos derecho los chillanejos es a saber quiénes son los responsables de este verdadero atentado a la sociedad y la ciudad.

Alejandro Witker

(Publicado en diario Crónica Chillán, 25-III-2017)

Si te gusto, comparte en: