Avenida Libertad

Adoquines reciclados en avenida Libertad. Fotografía de revista Quinchamalí.

La magnifica idea de recuperar para el ornato público los adoquines que fueron quitados por el “progreso”, a la ciudad y que se conservan con el mayor respeto en Europa, está cambiando el rostro de la Avenida Libertad. En primavera se verá todo muy hermoso.

Se anuncia una ciclo vía, se recuperó el Odeón  de la Plaza de Armas , la Pileta abandonada, se instaló en un lugar digno al Comodoro Arturo Merino Benítez, que producto de un disparate se había instalado en la Plaza de la Victoria de Yungay, la antena se fue silenciosa de la Catedral, se anuncia que los cables serán soterrados y que la plaga abusiva de los parquímetros liberará el Salón Principal de la ciudad de un espectáculo lamentable obra de quienes sólo vieron un negocio a costa de un buen rostro de la ciudad.

Así la Avenida Libertad va cambiando su fisonomía, se instala belleza donde antes se instaló la desidia y esa cínica doctrina: “los votos están  en las poblaciones”. Más de 10 mil mostraron lo contrario: los votos fluyen de todos los sectores cuando se proyecta sinceridad, honestidad, gestión comprometida y cariño a la ciudad. Cariño a la ciudad que luce más potente cuando se ha nacido y criado en su corral. Se nota demasiado cuando a la ciudad se le usa o se le quiere.

Doctor Alejandro Witker.

 (Publicado en Crónica Chillán, Chillán, 27-VI-2017)

Si te gusto, comparte en: