NICANOR PARRA: EL GRAN LEGADO

Witker junto a Nicanor Parra (1967)

Alejandro Witker
Historiador

Este 23 de enero se fue de este mundo uno de los grandes de la literatura hispanoamericana, ganador de los premios mayores de la lengua, tema de innumerables investigaciones, motivo de polémica de admiradores y detractores. Sin embargo, nadie ha dudado que Nicanor poseía una genialidad poco común.

Su legado literario es inmenso, tanto por el número de sus obras publicadas de su autoría o de quienes analizaron su obra; sin embargo, nosotros, desde una perspectiva más ciudadana que literaria, quisiéramos subrayar el gran legado que Nicanor deja a los intelectuales: el pensamiento crítico sin fronteras, sin complejos, sin miedos a los anatemas de los custodios del orden establecido o de ese orden que otros aspiran a establecer bajo el monopolio de sus fundamentos doctrinarios. Nicanor no sólo desafió al orden literario, por llamarlo de alguna manera, desafió también al orden de los valores y costumbres del mundo político, empresarial o religioso. No sólo estremeció el mundo literario con aquel célebre escrito referido a la bajada de los dioses del Olimpo para contrastarlos con una poesía que tocaba las cosas o las situaciones tal como son. Tempranamente, advirtió en un célebre verso literario que el orden político era como el Dios Jano, tenía dos caras, una de derecha y otra de izquierda, pero que respondían a la misma lógica del poder.

Hay gente que escribe crónicas sobre variados temas repartiendo elogios y silencios, sus anotaciones pueden ser útiles para la crónica pero escaso valor tienen como contribución al gran debate de ideas al que deben invitar los intelectuales. ¿Para qué escribir sin tener ninguna opinión que dar? Nicanor nos enseñó que la belleza literaria no es incompatible con el filo de las ideas, las reflexiones y el humor que suele provocar el absurdo de lo establecido.

A Ñuble le deja una gran tarea: estudiar y difundir su vida y su obra. No basta subrayar que es un Hijo Ilustre; las palabras se las lleva el viento; veremos qué hará el gobierno de la nueva región en su memoria.

Si te gusto, comparte en: