LA CASA COMÚN

Ricardo Lagos Escobar. Fotografía de Jorge Díaz Arroyo, cortesía de Panquehue Films.

El Papa Francisco saludó con especial deferencia al ex presidente Ricardo Lagos Escobar, quien al comentar el encuentro con la prensa, destacó el aporte del Papa para proteger “la casa común”, llamado que calificó como “muy al día”.

La casa común, la gran casa de la humanidad y la casa de cada nación, son los marcos que nunca deben perder de vista los grandes conductores sociales. La sociedad siempre estará plagada de contradicciones de diversa índole, intereses, visiones, todo no sólo comprensible, también necesario. Es en el marco de esa diversidad que inútilmente tratan de uniformar las dictaduras rojas o negras que han permitido grandes progresos y generado también complejos desafíos.

En Chile pocos políticos se ocupan de la casa común y más bien obran como tribunos de trincheras. Hay partidos que se creen destinados por la historia a conducir a los pueblos a la felicidad y cuando han tenido la oportunidad de ejercer el poder lo han conducido más bien a deplorables resultados. Otros partidos se mueven exclusivamente como grupos que buscan el poder para satisfacer grandes aspiraciones de sus líderes y pequeñas gratificaciones a sus adherentes que gritan y votan.

Entre los políticos chilenos Ricardo Lagos Escobar se ha distinguido siempre por poner la casa común en primer lugar y, al pensar en la república, pudo realizar grandes obras en la medida de lo posible, esa limitación que algunos maldicen cegados por la obsesión de avanzar sin tranzar. Ahí están los resultados: gobernando en la medida de lo posible construyó república y terminó su mandato sin llevar al país a ningún cataclismo, notable diferencia con quienes buscándolo todo se quedaron sin nada.

Por eso en el mundo se reconoce a Ricardo Lagos Escobar como un estadista y no como un capitán de trinchera.

Alejandro Witker

Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 26-I-2018.

Si te gusto, comparte en: