VICENTE MÉNDEZ URREJOLA (1958-1928)

Ana Azócar y el Intendente Martín Arraú. Foto cortesía de la Intendencia de Ñuble.

INTENDENTE DE ÑUBLE (1908-1921)

Era, sin duda, un caballo de fábula, el caballo de don Vicente Méndez Urrejola que era también un intendente de fábula, escribió Tomás Lago, cuya obra y prestancia mereció el elogio de Marta Brunet, Candelario Sepúlveda, entre otros y la admiración de un reportaje de la revista Zig -Zag (1908).

Fue un intendente en terreno, siempre había un caballo ensillado en la puerta de la intendencia y solía dar audiencia junto a un añoso árbol que todavía se alza en la Plaza de Armas de Chillán, frente al Correo, donde ofrecía audiencias a la población. Fue intendente de tiempo completo, con admiración y voluntad para darle a Chillán un sello de ciudad hermosa y viva que sucumbió en el terremoto de 1939.

Cuando preparé mi libro La Silla del Sol,  hace ya más de diez años, descubrí a este personaje y tras sus huellas llegué hasta un pariente suyo, Jorge Méndez, en busca de un óleo que alguien me dijo que él lucía con orgullo en su negocio de compra y venta de automóviles aquí en Calle 18, muy cerca de la Intendencia. Con mucha alegría comprobé que era efectiva la noticia recibida y, con más alegría aún, cuando don Jorge mostró la mejor disposición para permitirme regresar con un fotógrafo y obtener el retrato que apareció en el libro. “algún día, me dijo don Jorge, este óleo deberá instalarse en la Intendencia cuando haya una autoridad que conozca la historia de Ñuble y valore a un hombre público verdaderamente notable…”

Ese día llegó, tenemos un intendente que al saber que existía este óleo me encomendó conversar con la familia y tratar que don Vicente se instalara en este edificio en la hora en que Ñuble emprende el vuelo para convertirse en Región. La diligencia resultó muy grata, por cuanto la esposa de don Jorge, doña Ana Azócar mostró excelente disposición para que el sueño de su esposo se convirtiera en realidad. En una reciente conversación con el Intendente don Martín Arrau se convino formalizar la entrega en un encuentro en el que tuve el privilegio de participar.

El intendente ha querido que esta llegada de don Vicente a este lugar donde se gobierna a Ñuble, tenga la solemnidad que merece y nos encargó proponerle una ceremonia que será un pequeño hito histórico como cronología, pero que debería representar todo un símbolo de la fuerza movilizadora que Ñuble necesita para cumplir con los anhelos de los ciudadanos que impulsaron el rumbo histórico que está comenzando: Recuperar y valorar nuestra historia para construir sobre sus cimientos una Región ilustrada y próspera.

El historiador Marco Aurelio Reyes nos asomará al tiempo histórico de don Vicente, el historiador Juan Ignacio Basterrica a los puntos centrales de su gestión pública y, finalmente, el Intendente Martín Arrau dará la bienvenida a don Vicente y lo recibirá con emoción en nombre de todos los ñublencinos.

Alejandro Witker

Historiador

Publicado en diario La Discusión 22-X-2018

Si te gusto, comparte en: