PARQUÍMETROS EN CHILLÁN

Está a la vista que la concesión para instalar parquímetros en nuestra ciudad, constituye uno de los signos más relevantes de lo que fue en el pasado una política irresponsable para decirlo menos. Copadas las calles en el centro por ambos lados, incluso frente a la catedral y el municipio, la ciudad luce una virtual ocupación por un negocio invasivo y abusivo. La prensa ha informado que nada se puede hacer hasta el 2035, fecha larga de un contrato cargado de sospechas que nos lleva a soportar los cobros más altos del país. ¿Cómo fue posible hacer una concesión a tan largo plazo sin prever un mínimo del desarrollo de la ciudad?.

Los políticos responsables o, más bien irresponsables, nos deben una explicación que debería ser exigida por la opinión pública. La primera exigencia debería ser la identificación con nombre y apellido de quienes con sus votos aprobaron este verdadero asalto a la ciudad. A lo menos, debería quedar claro ante todos quiénes fueron los que aprobaron el negocio para que, al menos, sepamos a quién darle la evaluación que corresponde. No es posible que desastres como el anotado pasen “piola”.

Alejandro Witker.

Historiador.

Publicado en diario La Discusión, 15-I-2019

Si te gusto, comparte en: