UNIVERSIDADES

Se anuncia la creación de una mesa de relaciones universitarias para compartir compromisos con la Región de Ñuble. Una noticia de esas que reconfortan porque muestran la madurez y responsabilidad de sus autoridades para no convertir el nuevo escenario en un territorio de disputas. Todo lo contrario. ¡Que buena onda!. Cuando se creó la Universidad de Chile Chillán, la U. De Concepción tenía sólo dos o tres carreras agrarias. Se justificó plenamente aquel histórico movimiento. Se podrá discutir lo que pasó en el camino que condujo a la actual UBB que, a esta altura es una Universidad instalada en Chillán con un gran campus y múltiples carreras. La U. De Concepción tiene ahora una amplia oferta académica. Postular ahora una Universidad de Ñuble solo por amor propio no cuadra con el momento histórico que se vive.

Como si fuera poco, el área tecnológica cuenta con INACAP, formidables instalaciones, numerosos estudiantes y grandes resultados. En esa misma línea actúan Santo Tomás y Virginio Gómez. El gobierno ha expresado su intención de crear un Tecnológico en Quirihue donde probablemente se justifique y, tal vez podría ocurrir lo mismo en Yungay. La creación de centros académicos de alto nivel requiere de fuertes inversiones, académicos calificados y mercados laborales a la vista o altamente probables.

Se mencionan las carencias de altos estudios en las Bellas Artes, lo que podrían resolver las grandes universidades sin dificultades. El punto es que mientras no se modifiquen los programas escolares sería ofrecer cartones para cesantes.

El tema universitario no puede plantearse en el terreno emocional. Es demasiado serio para que solo con buenas intenciones se levanten plataformas absolutamente desconectadas del mundo académico donde parece razonable que hay unas cuantas personas que saben de qué se trata.

Alejandro Witker.

Historiador.

Publicado en diario La Discusión, 03-II-2019.

Si te gusto, comparte en: