MONUMENTO A JULIO SAN MARTÍN

Julio San Martín Chandía. Fotografía de Jorge Díaz.
Julio San Martín Chandía. Fotografía de Jorge Díaz A.

Una vez más, las ironías de la historia: Quienes fueron sus más acérrimos detractores, se han encargado de ir construyendo día a día un monumento virtual que recuerda su eficiencia, honestidad y vocación republicana. ¡Cómo va creciendo su figura histórica mientras otros apenas se divisan por la notoriedad de los prontuarios!. La gestión fundada en la eficiencia y no en el reparto del botín, va en ascenso, dando a su monumento virtual una presencia que convoca a terminar con el contraste.

Cuando murió Julio San Martín, dije en un escrito que no habría necesidad de levantarle un monumento, ni siquiera un monolito, Chillán Viejo que él transformó de aldea abandonada en comuna moderna y atractiva, obraría para siempre en su memoria. Sin embargo, como alguien decía que los hechos eran porfiados, ha comenzado a ocurrir un fenómeno que usted puede sentir sin verlo en las páginas de los diarios locales desde hace ya unos cuantos meses.

Para los que tuvimos el honor de ser sus colaboradores y amigos, es un lujo ver el monumento virtual en los medios informativos y también rondando sobre el histórico parque y la plaza, territorios que fueron expropiados en su dignidad para repartirlos en miserable populismo. Querido Julio, la historia suele tardar en situar las cosas en su lugar, a veces menos que la justicia que pareciera coquetear con la impunidad. Chillán Viejo volverá a tener primavera. Tu ejemplo será semilla y brisa.

Alejandro Witker.

Historiador.

Publicado en diario La Discusión, 17-II-2019

Si te gusto, comparte en: