SABIDURÍA POLÍTICA

En un canal de televisión presentaron hace algunos días a un personero coreano que iluminó puntos cruciales de la política que en América Latina permanecen bajo la oscuridad ideológica.

Dijo el coreano que hace unos 40 años, su patria era tan pobre como Ghana y más pobre que Chile de esos años. Un día decidieron dejar de ser pobres, se unieron los líderes principales y decidieron un camino: privilegiar la educación, la ciencia y la innovación. Hoy día, Corea del Sur es una verdadera potencia industrial y tecnológica.

Nos ilustró diciendo que Suecia, para muchos modelo de la justicia social y las libertades públicas, es un sistema donde prácticamente la mitad de la economía la controla una familia. A los suecos no les importa mucho quienes son los propietarios, les interesa que la economía funcione, se paguen los impuestos y buenos salarios. Dijo que Singapur, para muchos modelo de libre mercado, es un sistema donde el mayor propietario de la tierra y de grandes industrias es el Estado. Tampoco les importa quien controla, si no como funciona y, como se sabe, ese pequeño país es una potencia en la economía mundial. ¿Qué le parece?

Entre tanto, en América Latina seguimos divididos en izquierdas y derechas, odiando a los empresarios o al estado, permitiendo que estos abusen sin control. El coreano dijo que un auto sin freno no funciona y que, en la economía también se requieren frenos, pero ante todo crear condiciones para un desarrollo eficaz y justo. En América Latina seguimos polarizados por ideologías del siglo XIX, divididos entre buenos y malos, cuando la verdadera división es muy antigua: los inteligentes y los tontos.

Alejandro Witker. Historiador.

Pubicado en diarios La Discusión (27 – VIII – 2019) y Crónica Chillán (28 – VIII – 2019).

LUZ MONTECINOS, GRAN POETA

Luz Montecinos.

San Fabián de Alico, aunque probablemente sus autoridades no lo saben, fue cuna de una notable poeta: Luz Montecinos (1907 – 1982), profesora que enseñó en la Escuela de Cultura Artística, donde recibí mis primeras lecciones de literatura chilena. Su obra literaria permanece ignorada y llegó la hora de recuperarla, cuando Ñuble necesita poner en valor su rico patrimonio cultural.

Hemos recuperado algunos de sus poemas sobre Vinay, Marta Colvin, San Fabián de Alico, San Carlos y, recientemente, gracias a mi amigo Daniel Sepúlveda, encontré en el libro de Luis Hernández Parker “Catástrofe en el Paraíso”, sobre el terremoto de Valdivia de 1960, un sentido poema sobre la tragedia humana en esa ciudad, un poema de doña Luz, conmovedor. Daniel me prometió “lo que pueda encontrar sobre mi tía, que me llevaba de la mano a la Escuela de Cultura Artística, te lo haré llegar”. Se agradece tan buena disposición.

Sergio Gacitúa Araneda, constructor civil, nieto de doña Luz, nos ha enviado un correo con la mejor disposición de buscar entre la parentela materiales que pudieran ser útiles para nuestras preocupaciones. Esperamos confiados que le vaya bien.

Recuerdo haber leído o escuchado que doña Luz era también talladora y que de sus manos salió una cabeza de Cristo con dos versiones, una para su amiga Gabriela Mistral y otra que guardó para enriquecer sus sentimientos religiosos. ¿Qué sería de esta verdadera joya de arte popular? Que duda cabe que encontrarla sería un verdadero tesoro. Agradeceré a quien tenga noticias sobre doña Luz pueda comunicarse conmigo a mi correo electrónico alejandrowitker@gmail.com, la cultura de Ñuble se lo agradecerá.

Alejandro Witker. Historiador

Publicado en diario Crónica Chillan (14 – VIII – 2019).