NOVEDAD EN HACIENDA

Ministro Ignacio Briones.
Imagen cortesía del Ministerio de Hacienda, Chile.

El Ministro de Hacienda Ignacio Briones ocupó la tribuna en el ciclo de entrevistas que ofrece ICARE a cargo de Cristian Warnken. Grata sorpresa, un cargo asociado a fríos números apareció representado por un humanista ocupado de la sociedad en toda su vasta complejidad.

Esta amplitud para situar los números en el contexto de la sociedad se explica cuando sabemos que es hijo de arquitectos, estudió en la Alianza Francesa, economía en la Universidad Católica de Chile y doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de París.  Aquí está la clave de su formación intelectual distante del tecnócrata y del político parroquial.

“Lo peor que puede pasarle a un ser humano es ser parte de un rebaño… cada persona es un tesoro que debe pensar por cuenta propia…”. Así enfatiza su postura en el pensamiento crítico, abierto al diálogo sin prejuicios. “Quien renuncia a conversar renuncia a pensar…”.

Habló del humanismo, de la libertad intelectual, del valor de los libros, las artes y la música.

Sobre la crisis subrayó la responsabilidad en el gasto público y valoró la política de los últimos 30 años que permitirán al país salir de la catástrofe y retomar el crecimiento. Valoró la fortaleza de las instituciones y de los acuerdos para con unidad construir políticas perdurables.

Una palabra se cruzó varias veces en su plática: prudencia. Esa prudencia en las acciones y en el lenguaje que lo han catapultado como uno de los mayores créditos del gobierno y un nuevo protagonista en el escenario nacional.

Es imposible en la brevedad del texto comentar toda la riqueza de estas entrevistas. Sólo le ofrezco un trago corto para que se interese en buscarlas, verlas, escucharlas y meditarlas. Hacía tiempo que no asistíamos a conversaciones en serio sobre la República.  No se pierda estos verdaderos regalos para la inteligencia.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 25 – VI – 2020

JAVIERA PARADA

Javiera Parada. Wikimedia Commons.

Javiera Parada Ortiz fue la última invitada al ciclo de entrevistas de Cristian Warnken auspiciado por ICARE. Excelente. El mismo nivel de las anteriores, lo que dice mucho por tratarse de una persona joven. Cabe destacar algunos puntos de esta comparecencia.

La entrevistada proviene de una familia que ha sufrido como pocas durante el gobierno militar. Su padre fue brutalmente asesinado. No obstante, no fue al programa a pedir penas del infierno para los culpables, es claro que el sufrimiento no la llevó a cultivar el odio como motivación política.

Viene de una militancia en un grupo contestatario pero convencida que llegó el momento de asumir la tarea de construir un futuro de transformaciones sin violencia física ni verbal que sólo sirve para perpetuar la tragedia del 73.

Parece empeñada en contribuir para que la nación avance superando injusticias y abusos convocando a todos los que estén dispuestos a superar los “patriotismos” de facciones para asumir el patriotismo grande.

Sin dar tregua a las iniquidades sociales abandona los reflejos condicionados de la izquierda contra el empresariado y busca a través del diálogo superar la confrontación para avanzar hacia un país construido por todos. 

Lo más probable es que los sectarios la demonicen pero parece dispuesta a pagar el costo de pensar por su cuenta y convertirse en constructora y no destructora de la república.  Tengo la impresión que estamos frente a una auténtica promesa en la política chilena.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 19 – VI – 2020

ENTREVISTAS DE LUJO

Participación de Jaime Mañalich en ciclo «En Persona», de Icare. Imagen tomada de icare.cl

En medio de la pobreza generalizada del debate público imperante en nuestro país, se acaba de abrir un escenario de auténtica jerarquía intelectual. El Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas, ICARE, abrió ese escenario programando un ciclo de entrevistas sobre grandes temas de actualidad nacional. Grandes temas y un conductor a la altura de la tarea.

He sido auditor de tres entrevistas con distinguidas personalidades que son protagonistas de la vida pública.

Jaime Mañalich, Ministro de Salud Pública, que lució dominio de su oficio con sorprendente cultura y recia personalidad: “es el tiempo de los filósofos”, dijo convencido que la sociedad de antes no será lo mismo cuando pase la tormenta.

Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, confirmó lo que ha venido mostrando: no sólo un rostro nuevo del empresariado, también una mentalidad nueva disponible para el diálogo, convencida que hay que acortar la brecha y terminar abusos.

Su relato sobre la compra de equipos médicos en China donados al Ministerio de Salud Pública parece un relato cinematográfico.

Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales, autor de libros y columnas notables, confirmó que se trata de un intelectual brillante, espécimen escaso en tiempos donde, como decía don Gabriel Valdés, casi no quedan intelectuales, “sólo abundan los buenos para contar billetes…”. 

El entrevistador está consagrado hace rato como una de las voces cultas del ambiente. Bien preparado conduce el diálogo con maestría.

Lo invito a la platea virtual de este gran ciclo; véalo todo, dura aproximadamente una hora cada jornada, las tres están grabadas y disponibles. Vendrán más.

Un banquete platónico para amenizar la cuarentena y levantar el ánimo frente a tanta basura televisiva. Sentirá el eco de una exclamación que surgió en la Guerra de la Independencia: “¡aún tenemos patria ciudadanos!”.

Alejandro Witker, historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 14 – VI – 2020

HÉROES Y VILLANOS

Imagen reproducida por cortesía de Rawpixel Ltd

La pandemia ha puesto en escena una contienda colosal: la medicina contra la enfermedad en términos auténticamente épicos.

Un elenco de médicos, enfermeras, kinesiólogos, técnicos diversos, administrativos, choferes, auxiliares se juegan la vida día y noche para salvar a miles de compatriotas de la muerte. Son héroes civiles que se están ganando el corazón de los chilenos.

El doctor Juan Carlos Molina, en una verdadera arenga televisiva, llamó a la población a seguir las instrucciones de las autoridades de la salud para evitar el inminente colapso del sistema sanitario público y privado. “No queremos ser héroes pero tampoco mártires”, dijo, emplazando a los irresponsables que eluden la cuarentena, organizan fiestas, se van a las playas, desafían el toque de queda, falsifican citas médicas, salen a comprar lo que no necesitan y a pasear el perro, ¿sabía usted que algunos arriendan un perro para salir a callejear?, y más de alguna vez con el microbio en el cuerpo.

Son los villanos de la escena que no respetan nada ni siquiera a su propia familia. Para ellos sólo hay derechos jamás obligaciones, son esos patriotas de estadio o ramadas, nunca ciudadanos comprometidos con la República.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 10 – VI – 2020