DUELO O’HIGGINIANO

Carlos Martner. Imagen de Eliash.cl

Acaba de morir en México, a los 93 años, el arquitecto Carlos Martner García, graduado en la correspondiente facultad de la Universidad de Chile, profesor en esa misma carrera, Premio América de Arquitectura (2009) y autor de numerosas obras del más alto reconocimiento entre sus pares, incluso a nivel internacional.

Tiene con Chillán un vínculo histórico, fue el creador del Parque Monumental Bernardo O’Higgins de Chillán Viejo construido bajo el patrocinio de la Fundación de Conmemoración Histórica Bernardo O’Higgins que presidió el director del diario La Discusión Alfonso Lagos Villar.

Al centro de la obra su hermana María Martner regaló a Chillán el famoso mural de piedra que ofrece la maravillosa síntesis de la vida del prócer inaugurada en 1973.

Calico Martner, como lo llamaban sus colegas y amistades, muestra sus obras principales, en un libro que es un lujo: “Carlos Martner. Arquitectura y paisaje”, de los autores Humberto Eliash y Miguel Laborde, editado por la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile (2003).

Mi amigo Calico tuvo la gentileza de enviarme ese libro cuando conoció La Silla del Sol y los primeros números de la revista Quinchamalí con una dedicatoria que guardo entre las preseas que más me enorgullecen: “ese libro y esa revista merecen todos los elogios que les han prodigado personalidades del mundo cultural”. 

Me invitó a su quinta de Curacaví: “sabes bien que aquí hay buena chicha”, me dijo entre otras palabras de cálida consideración. No pude visitarlo, pronto se fue a México a vivir con sus hijos.

Chillán no debe olvidarlo por la gran obra patrimonial que instaló en su historia; yo menos.  Compartimos años de exilio en México, incluso vecindad, tiempo para conocernos y compartir sueños, para admirar sus acuarelas y su visión que buscaba instalar de arquitectura con el paisaje y una sociedad más justa. Adiós querido Calico, ya nos encontraremos para continuar conversaciones interrumpidas, pero nunca suspendidas.  

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 22 – 07 – 2020

CONVERSACIÓN NECESARIA

Evelyn Matthei. Imagen tomada de Icare.cl

Camino por la vereda del frente de Evelyn Matthei, pero ambas veredas pertenecen a la misma calle: República. Inútil ignorarlo y peor aún rechazarlo.

La República vive tiempos difíciles: una pandemia abrumadora con efectos económicos, sociales y culturales. Por lo mismo, es imperativo conversar y convenir acuerdos mínimos para enfrentar la tormenta. Si el barco se hunde nos hundiremos todos.

En este marco ICARE dio en el clavo: instaló un conversatorio que comienza llamar la atención: personalidades con ideas y trayectorias distintas exponen sus puntos de vista ante un conductor con maestría: Cristian Warnken.

Hasta esta tribuna llegó una de las mujeres más representativas de un sector político, que ejerce la alcaldía en Providencia: Evelyn Matthei.

Sorprendente disposición para asumir los retos del presente y el futuro, convencida de la economía de mercado pero sin colusiones, abusos tributarios, olvido de los pobres.  Prefiere el mercado porque le basta comparar a un mismo pueblo con resultados tan diferentes: Alemania y Corea del Norte. 

Dice que nuestro mercado ha sido sin reglas suficientes para impedir abusos. “Creo, dijo, en una economía social de mercado como Alemania… hay que ofrecer igualdad de oportunidades…”. Sostuvo que nuestra educación pública debe ser reformada, que las clases que se imparten son de otro siglo, “hemos gastado más en ladrillos que en profesores”. Evocó a los profesores normalistas que tenían verdadera vocación a diferencia de los que llegan a este oficio cuando no pudieron conseguir otros títulos. Reiteró la necesidad de promover el pensamiento crítico para formar jóvenes capaces de pensar y de crear.

Fue particularmente dura en la necesidad de frenar la corrupción con legislación y sentencias más rígidas, “los delincuentes de cuello y corbata no van a la cárcel”, sostuvo que hay que renovar técnicamente la Contraloría. Sobre la salud pública valoró los esfuerzos realizados y reconoció errores, es necesario acabar con la impresión de que algunos parecen más interesados en el fracaso del gobierno que enfrentar a la pandemia, dijo estar impresionada con la solidaridad de la gente humilde: “en las ollas comunes veo más solidaridad que en la gente que tiene”.

En 90 minutos se tocan variados temas que no es posible resumir en un puñado de palabras, sólo hemos destacado algunos puntos relevantes que pudieran ser sorprendentes. Esta es la ventaja de conversar, de escuchar con respeto y darse cuenta que no pocas veces es posible encontrar acuerdos en beneficio de las grandes mayorías.

Estoy preparado para recibir reproches. Cómo se puede escuchar a una mujer fascista, pinochetista, conservadora y otras descalificaciones semejantes. Este es el repertorio de los que no están interesados en convencer con argumentos sino vencer con el terrorismo ideológico propio de los que parecieran vivir en la amargura y el resentimiento.

Escuché la entrevista porque me interesan las dos veredas que dan a la calle República. Al frente no veo enemigos, veo a compatriotas que piensan distinto y que, por cierto, tienen el mismo derecho que yo para pensar como les dé la gana.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 21-07-2020.

POESÍA Y POLÍTICA

Cristián Warnken. Imagen tomada de la serie «En Persona», de Icare.cl.

La agrupación Proyecto Cambio Democrático, que reunió más de 300 firmas de personalidades para brindar solidaridad a Cristian Warnken, brutalmente injuriado por haber entrevistado al ministro Jaime Mañalich, acaba de programar un diálogo con Cristian Warnken. 

El invitado ofreció una plática de alto nivel propio de su oficio en el ejercicio intelectual.

Abordó el clima de intolerancia, resentimiento, crisis del lenguaje, desafío a la ley y a la convivencia; pero tal vez lo más sugerente fue su convicción que hace falta traer al escenario a nuestros grandes poetas: Mistral, Neruda, Huidobro, Parra, Enrique Lihn. Citó versos luminosos que convocan a la razón, los sentimientos, la belleza del lenguaje, todo muy ausente en la política chilena de este tiempo. 

Confieso que sentí un verdadero placer porque aprecio a nuestros poetas como grandes maestros a los que leo y releo permanentemente. Alguien dijo que los dioses nos hablan por medio de los poetas. Agregaría que ellos también iluminan con prosas magistrales; estoy pensando en textos como “Una patria” de Gabriela, “Las palabras” de Pablo y de su responso en el funeral de Mariano Latorre, entre otros; no me canso de gozarlos y de recomendarlos a mi audiencia. 

Una jornada exquisita con un invitado a la carta. Gracias, Cristian, por su clase magistral.  Uno nunca termina de aprender cuando lee buenos libros o escucha a los que saben.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 8 – VII – 2020

LAGOS EN ICARE

Ricardo Lagos Escobar. Fotografía de Jorge Díaz Arroyo, cortesía de Panquehue Films.

El presidente Ricardo Lagos Escobar acaba de ser entrevistado en el ciclo de conversaciones creado por ICARE a cargo de Cristian Warnken. Como siempre ocurre dictó cátedra de estadista que se distingue en la chimuchina que caracteriza el juego político tradicional. No en vano es el único político chileno frecuentemente invitado a eventos académicos en el extranjero y de la comunidad internacional.

En la crisis de la envergadura mundial y nacional, “es la hora de la política”, subrayó. La política para buscar acuerdos y mirar a largo plazo. Enfatizó que la tecnología vino a reformular la manera de hacer política y ciudadanía.

La prevención de la salud es clave en situaciones como la que estamos viviendo y, “sólo el Estado puede ocuparse de esta tarea”, la iniciativa privada se ocupa de la salud como un negocio. Es la hora de un Estado moderno, eficiente y eficaz.

Compartió la necesidad de hacer cambios en todas las esferas, pero sin violencia y dentro de un ordenamiento jurídico, “civilizado”, subrayó. Reconoció los esfuerzos del gobierno para preparar el sistema público de salud pero reparó que no hizo a tiempo “pedagogía social” para informar y motivar a la población sobre lo que vendría. 

Es necesario, dijo, que unos escuchen y otros propongan pensando en el país y no en trincheras. Pensar en el país a largo plazo fue el eje de una palabra bien informada, de un lector atento a las novedades del pensamiento universal y apasionado por Chile. 

Sólo cabe reiterar a ICARE felicitaciones por la iniciativa y a Cristian Warnken por su construcción ilustrada y prudente.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 03 – VII – 2020

MALAS NOTICIAS

Viene llegando la noticia, acaba de morir en Madrid un chillanejo de primera, Jorge Tapia Valdés (1935-2020), abogado, ministro de Estado, embajador, intendente, académico en Chile y en Venezuela, inteligente, culto y de la mejor madera de los bosques chilenos.

Fuimos compañeros de curso en el Liceo de Hombres de Chillán, compartimos esa increíble hazaña estudiantil que fue el Liceo Nocturno Bernardo O’Higgins creado por estudiantes del liceo y del cual Jorge fue rector.

Era un chillanejo de corazón abierto, su padre, Antonio Tapia, se pasó la vida en La Discusión y fue muy cercano a don Alfonso Lagos a quien Jorge admiraba y recordaba, “me enseñó a querer y a sentir orgullo de ser chillanejo”.

Por eso dejó textos conmovedores cuando conoció “La Silla del Sol” y la revista “Quinchamalí”. Cuando recibió el número sobre la inauguración del Teatro Municipal me envió mensaje salido del alma, llamó y dijo: “lloré de emoción… espero no morirme antes de conocerlo…”. Su salud impidió verlo y sentirlo, pero se fue seguro que con esta obra terminaba el terremoto del 39.

Hace tiempo que me voy quedando más solo; los amigos antiguos se han ido casi todos.  Sólo cabe agradecer el privilegio de haber compartido la vida con gente de primera. Ya te alcanzo, querido Jorge.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 2 – VII – 2020