CONVERSACIÓN NECESARIA

Evelyn Matthei. Imagen tomada de Icare.cl

Camino por la vereda del frente de Evelyn Matthei, pero ambas veredas pertenecen a la misma calle: República. Inútil ignorarlo y peor aún rechazarlo.

La República vive tiempos difíciles: una pandemia abrumadora con efectos económicos, sociales y culturales. Por lo mismo, es imperativo conversar y convenir acuerdos mínimos para enfrentar la tormenta. Si el barco se hunde nos hundiremos todos.

En este marco ICARE dio en el clavo: instaló un conversatorio que comienza llamar la atención: personalidades con ideas y trayectorias distintas exponen sus puntos de vista ante un conductor con maestría: Cristian Warnken.

Hasta esta tribuna llegó una de las mujeres más representativas de un sector político, que ejerce la alcaldía en Providencia: Evelyn Matthei.

Sorprendente disposición para asumir los retos del presente y el futuro, convencida de la economía de mercado pero sin colusiones, abusos tributarios, olvido de los pobres.  Prefiere el mercado porque le basta comparar a un mismo pueblo con resultados tan diferentes: Alemania y Corea del Norte. 

Dice que nuestro mercado ha sido sin reglas suficientes para impedir abusos. “Creo, dijo, en una economía social de mercado como Alemania… hay que ofrecer igualdad de oportunidades…”. Sostuvo que nuestra educación pública debe ser reformada, que las clases que se imparten son de otro siglo, “hemos gastado más en ladrillos que en profesores”. Evocó a los profesores normalistas que tenían verdadera vocación a diferencia de los que llegan a este oficio cuando no pudieron conseguir otros títulos. Reiteró la necesidad de promover el pensamiento crítico para formar jóvenes capaces de pensar y de crear.

Fue particularmente dura en la necesidad de frenar la corrupción con legislación y sentencias más rígidas, “los delincuentes de cuello y corbata no van a la cárcel”, sostuvo que hay que renovar técnicamente la Contraloría. Sobre la salud pública valoró los esfuerzos realizados y reconoció errores, es necesario acabar con la impresión de que algunos parecen más interesados en el fracaso del gobierno que enfrentar a la pandemia, dijo estar impresionada con la solidaridad de la gente humilde: “en las ollas comunes veo más solidaridad que en la gente que tiene”.

En 90 minutos se tocan variados temas que no es posible resumir en un puñado de palabras, sólo hemos destacado algunos puntos relevantes que pudieran ser sorprendentes. Esta es la ventaja de conversar, de escuchar con respeto y darse cuenta que no pocas veces es posible encontrar acuerdos en beneficio de las grandes mayorías.

Estoy preparado para recibir reproches. Cómo se puede escuchar a una mujer fascista, pinochetista, conservadora y otras descalificaciones semejantes. Este es el repertorio de los que no están interesados en convencer con argumentos sino vencer con el terrorismo ideológico propio de los que parecieran vivir en la amargura y el resentimiento.

Escuché la entrevista porque me interesan las dos veredas que dan a la calle República. Al frente no veo enemigos, veo a compatriotas que piensan distinto y que, por cierto, tienen el mismo derecho que yo para pensar como les dé la gana.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 21-07-2020.

Si te gusto, comparte en: