MUSEO REGIONAL

En medio de la pandemia una gran noticia para Ñuble: el anhelado Museo Regional ha dado un primer paso. Se cuenta con los recursos para financiar el proyecto. Lo acaba de anunciar el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de la Seremi de Ñuble María Soledad Castro. Se acaba de realizar una reunión vía zoom en la que la Seremi comunicó la noticia y dialogó con más de una veintena de actores culturales y a cuya cita acudió el Subsecretario de Patrimonio Emilio de la Cerda.

Como se sabe existe el acuerdo de instalar el Museo Regional sobre las ruinas de bodegas ferroviarias ubicadas en el ancho espacio que separa la estación con la densa población que antiguamente se llamó Villa Alegre o Ultraestación. Un gran acierto es aprovechar estas ruinas que son parte de la historia de la ciudad y cuya modernización dará un fuerte impulso a un espacio a escasas cuadras de la Plaza de Armas que por largos años ha permanecido en el abandono.

Por la información recibida se ve que las autoridades están disponibles, no sólo para cumplir con Ñuble, también para crear un Museo que merezca efectivamente ese nombre.  En la región, con las mejores intenciones se da el nombre de Museo a recintos que acopian testimonios que se muestran a curiosos por guardianes que saben un poquito más que los curiosos y punto. No se investiga, no se publica ni se ofrece al turista una tienda, una cafetería. De convenios para investigar y difundir con las universidades y otras entidades culturales mejor no hablemos. El que más se acerca a lo que debe ser un Museo es, sin duda, el Museo de Prat pero sus carencias son enormes.

En todo caso queda por ver si el personal a que se encomiende este Museo sea seleccionado por concursos públicos con fuertes exigencias profesionales. Nada más patético que dejar a cargo de un Museo a quienes carecen de estudios específicos que permitan que estas instituciones sean verdaderas fraguas académicas. Cabe destacar que el naciente Museo Antropológico del Itata, con sede en Quirihue, se ha entregado, como debe ser, a una profesional de lujo como Zulema Seguel. Un Museo que recién comienza debe hacerlo con lo principal: una conducción que sabe de qué estamos hablando.

Buena noticia para los actores culturales de Ñuble. La región tiene mucho que mostrar pero, cuando comienza a estudiarse lo que está a flor de piel se descubre cuánto no se conoce y cómo la investigación se convierte en una estrategia de desarrollo regional. Felicitaciones para quienes están dando con acierto los primeros pasos, es de esperar que los que sigan nunca confundan una institución cultural con una piñata política.

Alejandro Witker. Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 11-XI-2020

Si te gusto, comparte en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *