MONUMENTOS

Secuencia de la derribada estatua al Soldado Desconocido en el Monumento de la Plaza Baquedano, Santiago. Imágenes tomadas de INFOBAE.

Desde la cultura grecolatina viene la tradición de levantar monumentos a figuras señeras de la sociedad. Como la historia humana no es angélica, sino terrena, hay monumentos muy merecidos y otros impuestos por las circunstancias políticas.

En la sociedad chilena hay unos cuantos cuyo consenso histórico, ampliamente mayoritario, los ha convertido en referentes de la identidad nacional. Desde luego, que puede haber algunos discutibles. Sin embargo, cualquiera reflexión en torno a estas esculturas que, casi siempre son obras de artistas de renombre, debe hacerse en el marco de la serenidad propia de una sociedad civilizada. Agraviar monumentos con escrituras de extrema vulgaridad y, más aún, derribarlas en actos francamente repudiables, no hacen más que ensuciar manifestaciones cuyos propósitos pueden contar con un amplio respaldo ciudadano.

Hemos visto con estupor cómo se ha derribado un monumento a Pedro de Valdivia por grupos que se concertaron para su fechoría hablando en español, la lengua que Valdivia nos legó como el lado luminoso de la Conquista que, como todo proceso de expansión imperial, no estuvo exento de abusos. Neruda, que algo sabía de historia, sintetizó lo esencial de ese proceso en una frase genial: “Se llevaron el oro pero nos dejaron el oro, las palabras”. Gracias a la Conquista, nos incorporamos a lo más avanzado de la civilización universal con una lengua que poseía una literatura tan magnífica como la que nos ofrece el Quijote de Cervantes.

En muchos países del mundo existe el monumento al soldado desconocido en memoria de esos muchachos del mundo popular que murieron en guerras que nunca buscaron, pero que los procesos históricos les impusieron y que, con el corazón abierto, se la jugaron por su patria. Eran hijos del pueblo a los cuales la historia oficial quiso reconocer junto a los héroes mayores que nunca pelearon solos. Por eso, derribar con un lazo al soldado desconocido de la Plaza Italia, constituye un agravio a la nación y una prueba concluyente de la escasa civilidad de quienes creen que el lenguaje de las piedras y de los rallados vulgares pueden ser estandartes de nobles causas.

Alejandro Witker. Historiador.

Publicado en diarios La Discusión (13-XI-2019) y Crónica Chillán (13-XI-2019).

MEMORIAS DE O´HIGGINS

Munumento a O’Higgins, en el Parque de Chillán Viejo. Fotografía de Jorge Díaz A.

Como se sabe O´Higgins con la visión de estadista que tenía y la plena conciencia de estar fundando la república, guardó todos los papeles vinculados a su lucha por la independencia y la iniciación del Gobierno independiente. Esos papeles se los llevó a Lima y su hijo Demetrio los entregó a Benjamín Vicuña Mackenna quien trajo a Chile ese tesoro que constituye una fuente ineludible para los historiadores chilenos.

En base a esta obra monumental editada en 65 volúmenes hasta la fecha, el académico y periodista Roberto Silva Bijit, ha tenido la gran ocurrencia de seleccionar materiales para dar vida a un libro titulado “Memorias de O´Higgins. Enfrentando el juicio de la historia”. En 428 páginas nos ofrece lo medular del pensamiento O´Higginiano expresado por el prócer en sus escritos y documentos.

Nuestro amigo Silva tiene una larga trayectoria en el periodismo y la academia y es autor de numerosos libros sobre historia y política de Chile, incluida una documentada obra sobre Quillota, de la cual ha publicado el primero de lo que serán 5 tomos producto de una paciente y larga investigación. Ahora nos regala a los chillanejos este libro sobre O´Higgins que, afortunadamente, contó con apoyo del Gobierno Regional y de la Municipalidad de Chillán. En esta iniciativa contó con la colaboración del Instituto O´Higginiano de Ñuble, cuyo presidente, Juan Ignacio Basterrica, está presente en la obra con un prólogo muy adecuado. Como historiador chillanejo doy gracias a mi amigo Roberto Silva por este magnífico regalo de fiestas patrias.

Alejandro Witker. Historiador.

Publicado en diarios Crónica Chillán (13 – IX – 2019) y La Discusión (16 – IX – 2019)

Diálogos sobre historia y cultura regional

La Universidad Técnica Federico Santa María, Sede Concepción, ha organizado un ciclo de encuentros con intelectuales e investigadores, denominado «Diálogos sobre Historia y Cultura Regional».

El día martes 5 de noviembre le corresponderá el turno al Doctor en historia Alejandro Witker, director del Taller de Cultura Regional de la Universidad del Bío-Bío, con el tema «Diálogos en torno a Ñuble». La actividad se realizará en el Teatro Aula Magna de la Universidad Técnica Federico Santa María, sede Concepción, en calle Arteaga Alemparte 943, Hualpén. Las inscripciónes para asitir al evento se pueden realizar con Clara Constanzo mediante el correo clara.constanzo@usm.cl o al teléfono 41-2407586.

Por su parte, el martes 10 de septiembre abrirá el ciclo el historiador Armando Cartes con el tema «Nación y región: el Bío-Bío en la conformación histórica de Chile», y el martes 15 de octubre Juan Painequeo desarrollará el tema «El Bío-Bío y el pueblo Mapuche».

Queda extendida la invitación.

INÉS DEL ALMA MÍA

Fotografía promocional de la serie de televisión «Inés del Alma Mía».

Como se conoce y celebra la novela con este nombre de Isabel Allende, un nuevo y rotundo éxito editorial, podemos ahora celebrar que el tema será llevado a una teleserie de 8 capítulos por un canal nacional. La autora se ha mostrado contenta con la noticia y con el guión en torno al cual Inés de Suárez se tomará por primera vez la pantalla abierta de la televisión nacional. Gran noticia por la obra en sí misma, pero también por la oportunidad de poner en el primer plano a una de las mujeres más extraordinarias de la historia de Chile y que, por misteriosas razones, no cuenta con monumentos ni la nombradía pública que merece.

La compañera de Pedro de Valdivia ha merecido varios libros, de los cuales solo el de Jorge Guzmán, “Ay mama Inés” (Fondo FCE) está aún en librerías; otros se han convertido en verdaderas joyas bibliográficas difíciles de encontrar, solo en las llamadas librerías de viejos: Amunátegui, Luis, “Doña Inés Suárez”, Arciniegas, Germán, “Las mujeres y las horas”, Barros Arana, Diego, “Inés de Suárez i doña María de Gaete”, Correa, María, “Inés y las raíces de la tierra”, De la Cruz, Josefina, “Inés de Suárez, la Condoresa”, Díaz Meza, Aurelio, “La destrucción de Santiago”, Guerra, Giuseppe,Inés de Suárez, acción dramático histórica”, Marañón, Pedro Alonso, “Inés de Suárez una egregia placentina en tierra chilena”, Vega, Carlos B, “Conquistadoras: Mujeres heroicas en la conquista de América”, Vicuña, Alejandro, “Inés de Suárez”, sin contar las biografías de Pedro de Valdivia. Es curioso que en tiempos de justa reivindicación femenina no se haya recuperado la figura de Inés de Suárez como protagonista al borde de la leyenda, pero situada en el sólido territorio de la historia. Nuestra revista Quinchamalí está preparando materiales para, en el futuro, mostrar a Inés de Suárez en toda su grandeza. Como bien lo ha dicho la escritora Isabel Allende, situada en el momento histórico que le tocó vivir. Nada mas absurdo que leer el pasado con los ojos de hoy. Me preparo para no perderme un solo capítulo sobre una mujer absolutamente de otro planeta.

Alejandro Witker. Historiador.

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 11 – VII- 2019.