FARÁNDULA POLÍTICA

Los matinales televisivos están contribuyendo con desgraciada eficiencia a la perversión de la política chilena. Políticos faranduleros buscan conquistar apoyos al precio que sea. Los excesos vienen de hace tiempo, pero como lo dijo Einstein, sólo hay dos cosas infinitas en el mundo, el universo y la estupidez humana.

A esta última infinitud pertenece la puesta en pantalla, en el marco de las Fiestas Patrias, de una pantomima absolutamente ridícula: dos políticos se disfrazaron de próceres de la Independencia para convertir en chacota algo muy serio: la necesidad de dialogar con respeto por el bien de la república. Para no creerlo, máxime, cuando uno de ellos se cree con estatura intelectual para gobernar en el país. Los señores no se miden.

Cabe preguntarse cuánta responsabilidad tienen los ejecutivos de eso canales y sus propios dueños, en esta virtual falta de respeto a la inteligencia mínima de los chilenos.

El numerito ilustra bien la mediocridad de muchos políticos y del abuso de la libertad que hacen empresas que convierten en negocio estas expresiones de la infinita estupidez humana.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 23 de septiembre de 2020

LA ÚLTIMA CAMA

Imagen cortesía de pxfuel.com

Hasta hace alrededor de un mes en los noticiarios de TV había un tema recurrente; el dilema de la última cama: era el comentario obligado después de informar cómo la pandemia crecía y luego pregunta infaltable a los invitados que iban a opinar sobre el tema.  ¿A quién se entregará la última cama? ¿Con qué criterio? ¿Habrá dilema moral?

Todo parecía que ese momento “dramático” llegaría como un festín periodístico: ¿se entregará a un hombre o a una mujer? ¿Se discriminará a los homosexuales, entre rubio o mestizo, por apellido, por comunas pobres o ricas, por los que aprueban o desaprueban la reforma constitucional, por la izquierda o la derecha, por el apitutado o el desconocido, por el viejo o el joven? ¡Qué banquete se han perdido los eternos buscadores de escándalo y sembradores de conflictos que apenas disimulan su intención de politizar el tema!

Pero todo indica que no llegará el dilema de la última cama porque el Ministerio de Salud ha hecho bien las cosas. Un ministro previsor amplió en cifras sin precedente la infraestructura, contó con recursos y con un personal que se la está jugando por Chile como debe ser. El buen manejo de la pandemia no sólo ha estado bien por las autoridades, también por el conjunto de la sociedad que en descontados los irresponsables que nunca faltan han respondido a las urgencias. No habrá reconocimiento, quedará clara la grandeza de unos y la pequeñez de otros.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 13 – VIII – 2020

FUERO PARLAMENTARIO

Congreso Nacional de Chile. Fotografía de Gonzalo Pineda. Wikimedia Commons.

En una democracia la función parlamentaria es esencial: legislar, fiscalizar, aprobar nombramiento, entre otros puntos. Para que el representante pueda cumplir la tarea es imprescindible que no sea objeto de presiones ni sanciones por sus dichos y acciones. Fue una conquista de la democracia establecer el fuero parlamentario.

El fuero protege al diputado o senador de manera que no pueda ser perturbado sin un proceso previo con formas establecidas por la ley. 

En este marco adquiere extrema gravedad la amenaza que han recibido parlamentarios por su posición contraria al retiro de fondos previsionales. Amenazar con un “estallido social” si no se apoya una determinada postura es sin duda una provocación totalitaria incompatible con la democracia. De instalarse el asedio exterior a la función parlamentaria es acabar el fuero para de hecho cambiar el régimen político. Nada más parecido a una dictadura popular. 

El Parlamento tiene un nombre que proviene de parlar, hablar, discutir, y resolver mediante votación regulada. No cabe, por lo tanto, ninguna exposición externa, menos aún amenazas.

Como veterano del 73 veo con alarma un clima de violencia verbal y física, de intolerancia propia de aquel tiempo con los resultados conocidos.

Es de esperar que la mayoría silenciosa, esa que no marcha, que no insulta, esa que no odia al que piensa distinto, advierte el peligro y despierte de la indiferencia. Pasado mañana puede ser demasiado tarde. Los violentos, sean de derecha o de izquierda, rompen la convivencia civilizada y dejan huellas amargas imperdurables.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 9 – VIII – 2020

CONVERSACIÓN NECESARIA

Evelyn Matthei. Imagen tomada de Icare.cl

Camino por la vereda del frente de Evelyn Matthei, pero ambas veredas pertenecen a la misma calle: República. Inútil ignorarlo y peor aún rechazarlo.

La República vive tiempos difíciles: una pandemia abrumadora con efectos económicos, sociales y culturales. Por lo mismo, es imperativo conversar y convenir acuerdos mínimos para enfrentar la tormenta. Si el barco se hunde nos hundiremos todos.

En este marco ICARE dio en el clavo: instaló un conversatorio que comienza llamar la atención: personalidades con ideas y trayectorias distintas exponen sus puntos de vista ante un conductor con maestría: Cristian Warnken.

Hasta esta tribuna llegó una de las mujeres más representativas de un sector político, que ejerce la alcaldía en Providencia: Evelyn Matthei.

Sorprendente disposición para asumir los retos del presente y el futuro, convencida de la economía de mercado pero sin colusiones, abusos tributarios, olvido de los pobres.  Prefiere el mercado porque le basta comparar a un mismo pueblo con resultados tan diferentes: Alemania y Corea del Norte. 

Dice que nuestro mercado ha sido sin reglas suficientes para impedir abusos. “Creo, dijo, en una economía social de mercado como Alemania… hay que ofrecer igualdad de oportunidades…”. Sostuvo que nuestra educación pública debe ser reformada, que las clases que se imparten son de otro siglo, “hemos gastado más en ladrillos que en profesores”. Evocó a los profesores normalistas que tenían verdadera vocación a diferencia de los que llegan a este oficio cuando no pudieron conseguir otros títulos. Reiteró la necesidad de promover el pensamiento crítico para formar jóvenes capaces de pensar y de crear.

Fue particularmente dura en la necesidad de frenar la corrupción con legislación y sentencias más rígidas, “los delincuentes de cuello y corbata no van a la cárcel”, sostuvo que hay que renovar técnicamente la Contraloría. Sobre la salud pública valoró los esfuerzos realizados y reconoció errores, es necesario acabar con la impresión de que algunos parecen más interesados en el fracaso del gobierno que enfrentar a la pandemia, dijo estar impresionada con la solidaridad de la gente humilde: “en las ollas comunes veo más solidaridad que en la gente que tiene”.

En 90 minutos se tocan variados temas que no es posible resumir en un puñado de palabras, sólo hemos destacado algunos puntos relevantes que pudieran ser sorprendentes. Esta es la ventaja de conversar, de escuchar con respeto y darse cuenta que no pocas veces es posible encontrar acuerdos en beneficio de las grandes mayorías.

Estoy preparado para recibir reproches. Cómo se puede escuchar a una mujer fascista, pinochetista, conservadora y otras descalificaciones semejantes. Este es el repertorio de los que no están interesados en convencer con argumentos sino vencer con el terrorismo ideológico propio de los que parecieran vivir en la amargura y el resentimiento.

Escuché la entrevista porque me interesan las dos veredas que dan a la calle República. Al frente no veo enemigos, veo a compatriotas que piensan distinto y que, por cierto, tienen el mismo derecho que yo para pensar como les dé la gana.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 21-07-2020.

POESÍA Y POLÍTICA

Cristián Warnken. Imagen tomada de la serie «En Persona», de Icare.cl.

La agrupación Proyecto Cambio Democrático, que reunió más de 300 firmas de personalidades para brindar solidaridad a Cristian Warnken, brutalmente injuriado por haber entrevistado al ministro Jaime Mañalich, acaba de programar un diálogo con Cristian Warnken. 

El invitado ofreció una plática de alto nivel propio de su oficio en el ejercicio intelectual.

Abordó el clima de intolerancia, resentimiento, crisis del lenguaje, desafío a la ley y a la convivencia; pero tal vez lo más sugerente fue su convicción que hace falta traer al escenario a nuestros grandes poetas: Mistral, Neruda, Huidobro, Parra, Enrique Lihn. Citó versos luminosos que convocan a la razón, los sentimientos, la belleza del lenguaje, todo muy ausente en la política chilena de este tiempo. 

Confieso que sentí un verdadero placer porque aprecio a nuestros poetas como grandes maestros a los que leo y releo permanentemente. Alguien dijo que los dioses nos hablan por medio de los poetas. Agregaría que ellos también iluminan con prosas magistrales; estoy pensando en textos como “Una patria” de Gabriela, “Las palabras” de Pablo y de su responso en el funeral de Mariano Latorre, entre otros; no me canso de gozarlos y de recomendarlos a mi audiencia. 

Una jornada exquisita con un invitado a la carta. Gracias, Cristian, por su clase magistral.  Uno nunca termina de aprender cuando lee buenos libros o escucha a los que saben.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 8 – VII – 2020

LAGOS EN ICARE

Ricardo Lagos Escobar. Fotografía de Jorge Díaz Arroyo, cortesía de Panquehue Films.

El presidente Ricardo Lagos Escobar acaba de ser entrevistado en el ciclo de conversaciones creado por ICARE a cargo de Cristian Warnken. Como siempre ocurre dictó cátedra de estadista que se distingue en la chimuchina que caracteriza el juego político tradicional. No en vano es el único político chileno frecuentemente invitado a eventos académicos en el extranjero y de la comunidad internacional.

En la crisis de la envergadura mundial y nacional, “es la hora de la política”, subrayó. La política para buscar acuerdos y mirar a largo plazo. Enfatizó que la tecnología vino a reformular la manera de hacer política y ciudadanía.

La prevención de la salud es clave en situaciones como la que estamos viviendo y, “sólo el Estado puede ocuparse de esta tarea”, la iniciativa privada se ocupa de la salud como un negocio. Es la hora de un Estado moderno, eficiente y eficaz.

Compartió la necesidad de hacer cambios en todas las esferas, pero sin violencia y dentro de un ordenamiento jurídico, “civilizado”, subrayó. Reconoció los esfuerzos del gobierno para preparar el sistema público de salud pero reparó que no hizo a tiempo “pedagogía social” para informar y motivar a la población sobre lo que vendría. 

Es necesario, dijo, que unos escuchen y otros propongan pensando en el país y no en trincheras. Pensar en el país a largo plazo fue el eje de una palabra bien informada, de un lector atento a las novedades del pensamiento universal y apasionado por Chile. 

Sólo cabe reiterar a ICARE felicitaciones por la iniciativa y a Cristian Warnken por su construcción ilustrada y prudente.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 03 – VII – 2020

NOVEDAD EN HACIENDA

Ministro Ignacio Briones.
Imagen cortesía del Ministerio de Hacienda, Chile.

El Ministro de Hacienda Ignacio Briones ocupó la tribuna en el ciclo de entrevistas que ofrece ICARE a cargo de Cristian Warnken. Grata sorpresa, un cargo asociado a fríos números apareció representado por un humanista ocupado de la sociedad en toda su vasta complejidad.

Esta amplitud para situar los números en el contexto de la sociedad se explica cuando sabemos que es hijo de arquitectos, estudió en la Alianza Francesa, economía en la Universidad Católica de Chile y doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de París.  Aquí está la clave de su formación intelectual distante del tecnócrata y del político parroquial.

“Lo peor que puede pasarle a un ser humano es ser parte de un rebaño… cada persona es un tesoro que debe pensar por cuenta propia…”. Así enfatiza su postura en el pensamiento crítico, abierto al diálogo sin prejuicios. “Quien renuncia a conversar renuncia a pensar…”.

Habló del humanismo, de la libertad intelectual, del valor de los libros, las artes y la música.

Sobre la crisis subrayó la responsabilidad en el gasto público y valoró la política de los últimos 30 años que permitirán al país salir de la catástrofe y retomar el crecimiento. Valoró la fortaleza de las instituciones y de los acuerdos para con unidad construir políticas perdurables.

Una palabra se cruzó varias veces en su plática: prudencia. Esa prudencia en las acciones y en el lenguaje que lo han catapultado como uno de los mayores créditos del gobierno y un nuevo protagonista en el escenario nacional.

Es imposible en la brevedad del texto comentar toda la riqueza de estas entrevistas. Sólo le ofrezco un trago corto para que se interese en buscarlas, verlas, escucharlas y meditarlas. Hacía tiempo que no asistíamos a conversaciones en serio sobre la República.  No se pierda estos verdaderos regalos para la inteligencia.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 25 – VI – 2020

JAVIERA PARADA

Javiera Parada. Wikimedia Commons.

Javiera Parada Ortiz fue la última invitada al ciclo de entrevistas de Cristian Warnken auspiciado por ICARE. Excelente. El mismo nivel de las anteriores, lo que dice mucho por tratarse de una persona joven. Cabe destacar algunos puntos de esta comparecencia.

La entrevistada proviene de una familia que ha sufrido como pocas durante el gobierno militar. Su padre fue brutalmente asesinado. No obstante, no fue al programa a pedir penas del infierno para los culpables, es claro que el sufrimiento no la llevó a cultivar el odio como motivación política.

Viene de una militancia en un grupo contestatario pero convencida que llegó el momento de asumir la tarea de construir un futuro de transformaciones sin violencia física ni verbal que sólo sirve para perpetuar la tragedia del 73.

Parece empeñada en contribuir para que la nación avance superando injusticias y abusos convocando a todos los que estén dispuestos a superar los “patriotismos” de facciones para asumir el patriotismo grande.

Sin dar tregua a las iniquidades sociales abandona los reflejos condicionados de la izquierda contra el empresariado y busca a través del diálogo superar la confrontación para avanzar hacia un país construido por todos. 

Lo más probable es que los sectarios la demonicen pero parece dispuesta a pagar el costo de pensar por su cuenta y convertirse en constructora y no destructora de la república.  Tengo la impresión que estamos frente a una auténtica promesa en la política chilena.

Alejandro Witker, Historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 19 – VI – 2020

ENTREVISTAS DE LUJO

Participación de Jaime Mañalich en ciclo «En Persona», de Icare. Imagen tomada de icare.cl

En medio de la pobreza generalizada del debate público imperante en nuestro país, se acaba de abrir un escenario de auténtica jerarquía intelectual. El Instituto Chileno de Administración Racional de Empresas, ICARE, abrió ese escenario programando un ciclo de entrevistas sobre grandes temas de actualidad nacional. Grandes temas y un conductor a la altura de la tarea.

He sido auditor de tres entrevistas con distinguidas personalidades que son protagonistas de la vida pública.

Jaime Mañalich, Ministro de Salud Pública, que lució dominio de su oficio con sorprendente cultura y recia personalidad: “es el tiempo de los filósofos”, dijo convencido que la sociedad de antes no será lo mismo cuando pase la tormenta.

Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio, confirmó lo que ha venido mostrando: no sólo un rostro nuevo del empresariado, también una mentalidad nueva disponible para el diálogo, convencida que hay que acortar la brecha y terminar abusos.

Su relato sobre la compra de equipos médicos en China donados al Ministerio de Salud Pública parece un relato cinematográfico.

Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales, autor de libros y columnas notables, confirmó que se trata de un intelectual brillante, espécimen escaso en tiempos donde, como decía don Gabriel Valdés, casi no quedan intelectuales, “sólo abundan los buenos para contar billetes…”. 

El entrevistador está consagrado hace rato como una de las voces cultas del ambiente. Bien preparado conduce el diálogo con maestría.

Lo invito a la platea virtual de este gran ciclo; véalo todo, dura aproximadamente una hora cada jornada, las tres están grabadas y disponibles. Vendrán más.

Un banquete platónico para amenizar la cuarentena y levantar el ánimo frente a tanta basura televisiva. Sentirá el eco de una exclamación que surgió en la Guerra de la Independencia: “¡aún tenemos patria ciudadanos!”.

Alejandro Witker, historiador

Publicado en diario La Discusión, Chillán, el 14 – VI – 2020

HOJA EN BLANCO

Ninguna nación tiene una hoja en blanco de su pasado. Tiene historia que registra lo obrado bien y mal, porque es bueno subrayar que la historia de los pueblos no es una leyenda angélica, mal podría hacerlo cuando los seres humanos estamos bastante lejos de aquella figura celestial. La historia es el cimiento sobre el que está construido el presente y, por lo tanto, todo cambio que se pretenda intentar para corregir lo que aparezca negativo para la convivencia social, debe partir de esta experiencia histórica.

Suponer que un grupo de iluminados, por democráticamente que hayan sido elegidos, están en condiciones de fundar un Estado, constituye la negación misma de la historia. Si para algo sirve la historia es, precisamente, como antecedente para aprender de los aciertos y los errores cometidos. La sociedad chilena de hoy es bien distinta a la que había hace apenas 30 años, bastaría indicar que el producto nacional se ha triplicado y que en un país que en los años 70 tenía 50 mil estudiantes universitarios, tiene hoy más de 1 millón y bastaría mirar las calles para advertir que miles de chilenos la colman de automóviles, que hasta hace pocos años eran el privilegio de unos pocos. Sin embargo, hay desigualdades que desatan con razón la indignación de muchos.

El 1% de la población, que no sólo la forman los “poderosos de siempre”, también la clase política incluido los parlamentarios que están entre los mejores pagados del mundo, concentran el grueso de la riqueza nacional. La diferencia entre los que ganan más y ganan menos en empresas públicas y privadas, no puede ser más irritante. De las jubilaciones no se necesita hablar, puesto que resultan sencillamente humillantes para quienes entregaron al país lo mejor de sus años y talentos. De abusos también hay registros violentos: el peor empleador es el Estado con sus miles de trabajadores contratados a honorarios, las farmacias que piden precios escandalosos por remedios que al otro lado de Los Andes cuestan 20 o 30 veces más baratos, teniendo el mismo origen. En suma, no hay duda que hay que hacer reformas que permitan una participación más justa en la vida nacional.

Pero de ahí a creer que con una hoja en blanco se podrá pasar del infierno al paraíso hay una trampa que debe ser advertida. En América Latina conocemos varios casos donde, con la hoja en blanco se terminó con el exilio de millones y la eternización en el poder con reelecciones indefinidas. Vamos a las reformas, con todas las que sean razonables pero con la hoja de nuestra experiencia histórica a la vista, con todas sus grandes conquistas libertarias que no podemos perder bajo el señuelo de justicieros propósitos.

Alejandro Witker. Historiador.

Publicado en diario La Discusión, Chillán, 04-III-2020