CHILENIDAD EN EL TEATRO MUNICIPAL

Óscar Quezada, cantante lírico chileno.

Cuando la chilenidad se ha venido asociando a histrionismos deportivos y a borracheras para el 18, resulta reconfortante asistir a una auténtica fiesta patriótica centrada en un repertorio selecto de canciones con una interpretación magistral de Oscar Quezada. El 30 del mes de agosto en el Teatro Municipal de Chillán, como siempre con notable concurrencia, ofreció un recital que sólo cabe agradecer a los que lo programaron y a los artistas que lo realizaron.  Como se sabe, Oscar Quezada es un lírico de la ópera con exitosas actuaciones en Alemania, donde reside y luce su talento en calificados escenarios. De paso por Chillán ofreció una gala de clásicas chilenas que el público aplaudió con vivo entusiasmo, tanto que en la cueca final la profesora Nieve Retamal sacó a su marido al ruedo y se despachó una cueca como en la mejor fonda. “Es que estas canciones me tocaron el alma”, le escuché decir cuando era felicitada por su audacia.  Entre las canciones que nos regalaron estuvo el famoso tríptico de Neruda y Bianchi sobre O’Higgins, Carrera y Rodríguez, Chile de Jorge Infanta, el Copihue Rojo de Verdugo Cavada, la “canción nacional” de Valdivia, Camino de Luna de Aguirre Pinto, pasajes de la Pérgola de las flores, entre otras y al cierre, esa canción que siempre conmueve por su belleza y profundidad: Gracias a la vida de Violeta Parra.

Hermosa jornada que contó con una orquesta improvisada, pero de notables músicos, y un canto cargado de emoción patriótica por un chileno que, conociendo el mundo, aprendió a valorar lo que tenemos como historia, cultura, bellas artes, tradiciones.  ¡Este es el patriotismo que debe enseñarse en las escuelas y que deberían difundir los medios informativos!  En las antípodas del patriotismo futbolero y de los “terremotos” de las Fiestas Patrias.

Dr. Alejandro Witker

Publicado en los diarios Crónica Chillán, Chillán, y La Discusión, Chillán, 01-IX-2017.

Violeta y el Teatro Municipal

Espectacular.  Es el adjetivo que se repitió en muchas voces del público que ovacionó de pie el cierre de un espectáculo de excelencia. Felicitaciones a la Universidad de Concepción y a quienes conducen el Teatro Municipal. Una jornada redonda que nos enorgullece como chillanejos. Es claro que el Teatro Municipal está marcando una nueva época en la cultura de nuestra ciudad. El alcalde sobrio, breve y republicano, ni un asomo de aprovechamiento pequeño. Parece oportuno destacar la presencia de la concejala Brígida Hormazábal, presente en todos los grandes eventos, disposición que los actores culturales agradecemos como estímulo y respeto; por cierto, su presencia hace más notoria reiteradas ausencias de muchos, incluso de quienes tienen la tarea municipal de promover la cultura.

Alejandro Witker

(Publicado en diario La Discusión, Chillán, 23-III-2017. Fotografía cortesía de la Universidad de Concepción)